Infrarrojos para mejorar la dehesa

Un proyecto en el que participa Cicytex analiza, mediante tecnología NIRS, la calidad de la bellota, los pastos y el corcho del campo extremeño y portugués 

Si hay un animal en Extremadura al que se ‘mima’ más que a ninguno, ese es el cerdo. No es para menos teniendo en cuenta que de él se obtiene uno de los manjares más exquisitos de la región, el jamón ibérico. Durante su vida pasta entre bosques de alcornoque y encinas, duerme en la dehesa y se alimenta de bellotas. En el proceso denominado montanera, última fase de la cría antes de su sacrificio, el ejemplar diferencia lo grande de lo pequeño, pero no lo bueno de lo malo. Es decir, opta por el fruto de mayor tamaño pero no tiene capacidad para elegir el de mejor calidad (más info)

 

El Jamón Ibérico, alimento saludable

 

Existe un falso mito de que el jamón ibérico engorda por su contenido en grasa, y nada mas lejos de la realidad, ya que este no engorda. Es el embutido más saludable y con menos grasas saturadas que existe.

Contiene entre 100 y 150 KCal por cada ración de 50 gramos, por lo que se podría considerar válido para dietas, tomado siempre con moderación.

Entre sus componentes podemos encontrar:

– Proteínas: contiene gran cantidad de proteínas y además de muy buena calidad.

– Grasas: aunque contiene bastante contenido graso, esté está muy bien equilibrado.

jamon bodega

La calidad de su grasa es excelente, predominando en su composición el ácido oleico, bueno para la salud, (con niveles superiores al 50%), característico del aceite de oliva. Esto facilita la producción de colesterol HDL (colesterol “bueno”) en el organismo, reduciendo al mismo tiempo el colesterol LDL (colesterol “malo”). Por lo tanto, su consumo moderado ayuda a mantener unos buenos niveles de colesterol y previene las enfermedades cardiovasculares.

Además de ser un alimento valido para cualquier tipo de dieta y que NO ENGORDA (hay partes más grasas que otras) siempre que se coma con moderación tiene otras propiedades muy beneficiosas para la salud.

Lista de propiedades del jamón ibérico:

– Vitaminas: el jamón ibérico ofrece un generoso aporte de vitaminas del grupo B, especialmente B1 y B2. Tan sólo 100 gramos de jamón proporcionan el 24% del consumo diario recomendado de estas vitaminas. Asimismo tiene un alto contenido de vitamina E, y por tanto actúa como antioxidante.

– Minerales: es rico en magnesio, hierro, zinc, calcio y fósforo.

– Digestibilidad:el jamón ibérico presenta fácil digestibilidad, debido a que es pobre en colágeno. Por la maduración de la carne y por la acción de las proteasas se fragmentan las proteínas en aminoácidos. Nuestro aparato digestivo puede degradar los aminoácidos con mayor facilidad.

– Ácido úrico:la carne de cerdo es una de las carnes con menor cantidad de bases púricas (sustancias que al metabolizarse en el organismo dan lugar al ácido úrico), siendo un alimento totalmente seguro para personas que padezcan gota.-

– Salud cardiovascular: hay estudios que demuestran que un consumo moderado de jamón ibérico diminuye los niveles de colesterol, contribuye a disminuir la presión arterial, minimiza las posibilidades de sufrir trombos y ayuda a reducir los lípidos plasmáticos.

Como se ha podido ver el jamón ibérico es un embutido saludable que en cantidades razonables tiene unos grandes beneficios para nuestro organismo. Además, si es ibérico de bellota puede ser consumido durante el embarazo. ya que está bien curado y no supone riesgo.

Por último recordarte que un buen amante del jamón ibérico nunca debe eliminar el tocino del mismo por el miedo a engordar, ya que es la parte más sabrosa y le da al jamón unas notas de sabor únicas. No te olvides de que el tocino es una de las partes más nutritivas.

 

 

 

Sencillos consejos para elegir tu jamón ibérico favorito.

 

¿Cómo elegir un jamón? o ¿Cómo saber qué tipo de jamón estoy comprando? Son las frecuentes preguntas que podemos hacernos a la hora de comprar un jamón ibérico.

   Como ya sabemos el producto gastronómico por excelencia de nuestro país es el jamón ibérico. Un producto exquisito que consumimos a lo largo del año y que se incrementa en su consumo sobre todo en épocas navideñas, momento en el cual quizás muchos de nosotros opta por comprar una pata de buen jamón.

Sin embargo se da el caso, de que al no ser expertos o no tener costumbre de adquirir patas al completo, quizás en el momento de decidirnos a comprar una pieza entera, no sabemos exactamente como diferenciar y adquirir un jamón ibérico. Pues bien, simplemente siguiendo unas breves diferenciaciones podremos ajustar mejor la adquisición que estemos a punto de realizar.

Básicamente nos fijaremos en diferenciar tres tipos de jamón ibérico:

–   Jamón ibérico cien por cien bellota, lo que quiere decir que los cerdos sólo se han alimentado de bellotas hasta que se han sacrificado, y generalmente han pastado al aire libre de la dehesa.

–   Jamón ibérico de cebo de campo. En este caso se tratan de cerdos que primero se les ha alimentado de bellotas, para pasar luego a alimentarlos con piensos especiales derivados de las leguminosas y cereales, piensos superiores y de calidad. Son criados al aire libre.

–  Jamón ibérico de cebo. Es el cerdo que se ha alimentado de pastos naturales y piensos especiales. Es criado en la cautividad de los cebaderos.

Como ves tres excelentes tipos que aportan al producto diversidad de sabor y contrastes al paladar para que puedas ahora elegir con mayor conocimiento y preferencia personal tu exquisito jamón ibérico.

 

 

Fuente abc.es